Hay un rasgo de personalidad que hace, casi automáticamente, más atractiva a una persona.

Ser amable realmente te hace más atractivo
Ser amable realmente te hace más atractivo

Un nuevo estudio reciente, liderado por Yan Zhang de la Universidad Huazhong en China y publicado en edición de Noviembre del 2014 de Personalidad y Diferencias Individuales, descubrió que características de personalidad positivas incrementan las percepciones de lo atractivo facial.

Los investigadores probaron con 120 participantes hombres y mujeres chinos, divididos al azar en tres grupos. Le pidieron a cada participante que le pusiera nota a 60 fotos de mujeres chinas desconocidas haciendo caras neutrales. Dos semanas después, los participantes le pusieron nota a las mismas fotos, pero esta vez, un grupo recibió descripciones positivas de sus personalidades, como amabilidad y honestidad, junto con las fotos. El segundo grupo vio las mismas fotos, pero junto con ellas recibieron descriptores negativos de personalidad (como pesadez o deshonestidad). Al grupo de control se le mostró las mismas fotos sin ningún descriptor de personalidad.

Los tres grupos habían puesto similares notas de atractivo en la primera ronda. Pero en la segunda, cuando se agregaron los descriptores, el grupo que recibió las mismas fotos con descriptores positivos de personalidad puso las mayores notas, mientras que el grupo con los negativos puso notas peores que las de los grupos positivo y de control.

“Podemos ver que ‘lo que es bueno es hermoso,’ con la personalidad reflejando características deseadas como atractivo facial,” escribieron los investigadores. “Este fenómeno también puede llamarse ‘efecto halo.’ Podemos entonces asumir que las características personales pueden contribuir al juicio del atractivo facial, y que las características personales deseadas en una persona se reflejan es sus preferencias faciales.”