La infección vaginal por hongos es la enfermedad ginecológica más frecuente en las mujeres.

Por qué aparecen infecciones vaginales a temprana edad y cómo curarlas
Por qué aparecen infecciones vaginales a temprana edad y cómo curarlas

La infección vaginal por hongos es la enfermedad ginecológica más frecuente en las mujeres que aún no han iniciado actividad sexual, incluso favorecerían a futuro la presencia de infecciones sobreagregadas en diferentes zonas de los genitales externos; esto debido a que la piel de la vagina es más delgada en las niñas por falta de la hormona sexual femenina: los estrógenos.

PUEDES VER: ¿A qué se deben los períodos menstruales irregulares?

En la opinión de la Dra. Patricia León Estrella, Médico Ginecólogo de ONCOGYN, la infección vaginal por hongos disminuye las defensas a ese nivel por lo que otras infecciones se ven favorecidas si la niña tiene una mala higiene, pudiendo agregarse a la infección inicial otros microbios produciendo entonces infecciones vaginales bacterianas a temprana edad.

En ese sentido, la Dra. León Estrella recalca la importancia de acudir al ginecólogo antes de presentar cualquier molestia para una consulta preventiva: “El médico debe informar a la adolescente las medidas de higiene básica con respecto a sus genitales, así como también, independientemente si ha iniciado o no vida sexual, informarle de qué manera se puede cuidar de  un embarazo no deseado y como evitar infecciones de transmisión sexual”. 

NO TE PEIRDAS: Infecciones Urinarias: Esto es lo que sucede si no las tratas a tiempo

Si bien no existe una regla de cuando debería acudir al ginecólogo, se recomienda que sea a partir de los 12 años, que es cuando generalmente llega la menstruación “En un principio puede haber temores o vergüenza de enseñar sus partes intimas al ginecólogo, el miedo al dolor en el momento de la evaluación, entre otros factores que debemos desterrar, porque todo dependerá del trato del médico al examinar a la paciente” manifiesta la experta.

Finalmente la especialista, aconseja tanto a las niñas como a sus padres fomentar una cultura preventiva a temprana edad, realizándose sus chequeos ginecológicos de rutina para evitar enfermedades que podrían complicar su salud ginecológica y reproductiva.