Estos son los signos del zodiaco que más demoran en sanar su corazón luego de una ruptura amorosa.

7 signos del zodíaco que más tardan en curar un corazón roto
7 signos del zodíaco que más tardan en curar un corazón roto

Tauro. Un Tauro no es ajeno a las emociones intensas: se dejan influenciar demasiado por los sentimientos negativos, haciendo que a veces se queden muy afectados. A este signo le encanta estar en una relación: ama la compañía, la fusión de mundos, la conexión. Por lo tanto, cuando atraviesa una ruptura, todo lo que puede hacer es pensar en lo grandioso que solía ser todo, en lugar de enfocarse en el futuro todo lo que necesita.

Sin lugar a dudas, Tauro es el que más tiempo se tiene que tomar de todos los signos, básicamente porque no sabe cómo dejar ir a alguien que ama; siempre espera a que las cosas sean como antes, y este mecanismo de supervivencia de querer vivir en el pasado lo detiene por completo.

Escorpio. Cuando se trata de seguir adelante, un Escorpio es simplemente terrible. De forma comprensible, atravesar una ruptura les hace sentir totalmente fuera de sí y perdidos en su propio mundo.

Pero en lugar de lidiar con todo eso al apoyarse en los demás y afrontar el dolor, terminan tomando decisiones temerarias e imprudentes, cerrándose, convenciéndose de que su dolor es algo de lo que avergonzarse y sin hablar con nadie al respecto. Estos son sus intentos de protegerse, pero todo lo que consiguen es hacer “imposible” el proceso de asumir una ruptura hasta que empiezan a tomar decisiones diferentes.

Acuario. Un Acuario se puede sentir tremendamente angustiado por una ruptura, pero “no es capaz de darse cuenta”. Esto significa que, en lugar de reconocer lo mucho que sufren, hacen todo lo posible para ignorar sus sentimientos, distrayéndose y posponiendo cualquier forma posible de seguir adelante sin recordar el pasado.

Si bien esto parece funcionar al principio e incluso creen “tener ventaja” con la situación, terminan haciéndose daño a largo plazo, porque ese dolor sigue acumulándose hasta que finalmente es tan malo, que no tienen más remedio que trabajar en superar la ruptura. En otras palabras, su orgullo se desvanece de golpe.

Géminis. En pocas palabras, podemos decir que un Géminis con el corazón roto es toda una bomba de relojería. Sienten la necesidad de convencer a todo los demás de que se sienten bien, y gastan una gran cantidad de energía tratando de fingir, a pesar de que, internamente, están completamente destrozados y devastados.

La razón principal por la que tardan tanto tiempo en superar una ruptura es porque siguen adelante a su manera, pasando el mayor tiempo posible tratando de poner cara de valientes, en lugar de trabajar en su propia salud emocional.

Virgo. Un Virgo puede ser su propio peor enemigo cuando se trata de seguir adelante. Esto se debe principalmente a que se convencen a sí mismos de que la ruptura pudo ser por su culpa, que si no pudo funcionar con esa persona, nunca funcionará con nadie, y que tal vez deberían acostumbrarse a estar solos, etc; básicamente, nunca se permiten un momento de tranquilidad para que su cerebro y alma descansen.

Piensan demasiado en lo que podrían haber hecho diferente y en cómo se quedarán solos para siempre, así como otros miles de problemas distintos. Por lo tanto, les cuesta muchísimos trabajo superar una ruptura.

Libra. La mayor lucha de los miembros del signo de Libra durante una separación es que se sienten muy perdidos. No saben exactamente lo que necesitan: “¿deberían quedarse solos, o quizás acercarse a nuevas personas? ¿Están seguros de que hicieron lo correcto? ¿Qué pasa si esta ruptura fue una mala idea? ¿Deberían volver a llamar a esa persona? ¿Qué pasa si ya no quiere retomar el contacto?” Se encontrarán atrapados en demasiadas incertidumbres en lugar de comprometerse únicamente con ese suceso y permitirse seguir la manera que resulta más conveniente para ellos.

Cáncer. Lo normal sería pensar que Cáncer es uno de los signos que más tiempo se toma en pasar página, pero lo cierto es que no es tan malo. Obviamente, tienen el corazón en un puño y sienten las cosas de una manera muy profunda, y aunque se puede hacer que cualquier ruptura sea muy dolorosa, eso les vuelve más saludables y productivos.

Se niegan a ocultar su angustia y son muy honestos con las personas acerca de lo devastados que se sienten, pero debido a eso, son capaces de abordar sus sentimientos más rápido y aprender qué les ayuda y qué no. Por lo tanto, sí se toman un tiempo en llorar y sanar, pero no tanto como se podría asumir inicialmente.