Tu enamorado/a te cela por desconfianza e inseguridad. | Fuente: www.shutterstock.com

Celos: posesión disfrazada de amor

Las nuevas tecnologías y las redes sociales hacen posible que las actitudes controladoras se desarrollen hasta extremos nunca antes conocidos.

Los celos se presentan como respuesta ante el miedo de perder algo que creemos que nos pertenece y podemos controlar. Esto se da en mayor medida en las y los jóvenes, quienes suelen tener muchas expectativas en sus relaciones y se aferran a ideas como: “Es mi verdadero amor”, “Es mío/a y de nadie más”, entre otras. Desafortunadamente, esto les lleva a desarrollar actitudes posesivas y controladoras que lo disfrazan de “amor”.

El Programa Nacional Contra la Violencia Familiar y Sexual (PNCVFS) del MIMP, señala cuáles son las manifestaciones más comunes de celos en las relaciones de pareja: Si tu pareja controla tus movimientos, te llama o manda mensajes constantemente para saber ¿dónde o con quien estás?, si controla tu forma de vestir o tus gustos personales, si revisa tu celular o te pide que le des tus contraseñas de redes sociales y correo electrónico, incluso si no te cree lo que le cuentas y piensa que todos quieren enamorarte, entonces escucha con atención: Tu enamorado/a te cela por desconfianza e inseguridad.

Cada persona es libre e independiente y cada quien tiene el derecho de tener un proyecto de realización personal. | Fuente: www.shutterstock.com

Constantemente escuchamos mensajes que sutilmente buscan justificar los celos y las situaciones de control. Desde letras de canciones, libros, poesía, hasta en las películas más contemporáneas confunden los “celos” por “amor”. Sin embargo, los celos no siempre son consecuencias de un gran amor, ni indican cuánto te quiere y te respeta tu pareja. Es importante tener claro que cada persona es libre e independiente y por lo tanto, no debe ser considerada propiedad de nadie, que cada quien tiene el derecho de tener un proyecto de realización personal y debe ser apoyada y alentada por su pareja.

El amor surge de un sentimiento absoluto de libertad, en donde los celos no son muestra de absolutamente nada más que de control, desconfianza, obsesión e inseguridad. Si los celos no son controlados pueden llegar a causar algún tipo de violencia y convertir la relación en una historia caótica y tormentosa.

Estas y otras informaciones lo compartimos en el campo de la campaña “La violencia se pinta de amor. ¡Date cuenta!”, por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) y Radio Corazón. 

Ingresa al toxímetro y descubre el estado de tu relación.