Se han construido estereotipos basados en el género, que determinan cuál debe ser el comportamiento “ideal” de hombres y mujeres. | Fuente: www.shutterstock.com

Estudios demuestran que aún queda mucho por avanzar en la igualdad entre hombres y mujeres

En los últimos años, parece que la brecha se ha ido reduciendo poco a poco, sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer.

Las desigualdades entre hombres y mujeres han existido durante mucho tiempo en la mayor parte de las sociedades en el mundo. Las características biológicas, como el sexo, se han utilizado para atribuirles comportamientos, actitudes, posiciones y roles en la sociedad. Se han construido estereotipos basados en el género, que determinan cuál debe ser el comportamiento “ideal” de hombres y mujeres, y cuál debe ser su forma de pensar y vivir. Lamentablemente, esto se ve reflejado en las relaciones de pareja, donde el hombre tiene mayor autonomía y autoridad frente a la mujer.

Culturalmente, por los estereotipos de género, las mujeres están más acostumbradas a ceder, postergar y sacrificar sus intereses y necesidades por los demás. Según la encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística e informática (INEI), el 54.7% de las personas creen que la mujer debe cumplir primero con su rol de madre, esposa o ama de casa para después realizar sus propios sueños. Esto se ve reflejado en la etapa de enamoramiento, donde las mujeres dedican bastante tiempo a las actividades de acompañamiento y atención de su pareja.

El 54.7% de las personas creen que la mujer debe cumplir primero con su rol de madre, esposa o ama de casa. | Fuente: www.shutterstock.com

Sumado a este concepto, muchas veces la pareja, en consenso, delega las mayores decisiones al hombre, sobre todo aquellas que tengan que ver con la titularidad en la compra de un bien, préstamos bancarios, educación de los hijos, entre otros; restándole autonomía a las mujeres. El 56.3% de personas creen que el esposo o pareja debe ser siempre el jefe del hogar y quien represente a su familia, mientras que el 46.2% creen que en todo hogar se necesita al menos una figura masculina para que ponga orden y disciplina (INEI – 2015).

Por otro parte, están también las brechas o diferencias que enfrentan las mujeres en el mercado laboral. Las mujeres reciben en promedio menos remuneración que los hombres, y por un trabajo de igual calificación solo perciben el 70% del sueldo que ellos. Por un lado, los hombres muestran un conjunto de comportamientos para continuar manteniendo ventajas, comodidades y derechos, mientras que las mujeres ceden bajo el mito “el amor todo lo tolera” o porque existe una dependencia económica y emocional.

Las mujeres, en los últimos años, han aportado decisivamente en la recuperación de los derechos democráticos, han luchado por ganarse un puesto y por ser reconocidas. Han asumido retos en los negocios y en la vida política, y han aportado en la economía del país; sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer.

Las mujeres reciben el 70% del sueldo que ellos, por un trabajo de igual calificación. | Fuente: www.shutterstock.com

Por ello, es importante que tanto el hombre como la mujer defiendan sus derechos y promuevan relaciones de igualdad, en donde cada uno tenga la capacidad de decidir sobre las cosas que quieren hacer. Para lograrlo es necesario respetar la autonomía y buscar el bienestar del otro, así como respetar los sueños y preferencias de la pareja. Recuerda: ¡El amor se basa en el respeto y en la autonomía!

Estas y otras informaciones las compartimos en el marco de la campaña “La violencia se pinta de amor. ¡Date cuenta!”, por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) y Radio Corazón. Para más información visita www.laviolenciasepintadeamor.com