Es importante respetar el espacio y la privacidad de nuestra pareja. | Fuente: www.shutterstock.com

“¿Quién te ha enviado ese mensaje? ¡Déjame ver!”: los límites de la privacidad en las relaciones de pareja

Nuestra seguridad y privacidad se pueden ver restringidas en las redes sociales.

Considerando el contexto tecnológico en el que se desarrollan las relaciones, se puede decir que las primeras señales de riesgo de violencia entre parejas de adolescentes y jóvenes, se manifiesta de forma diferente a través de los nuevos medios tecnológicos. Así, encontramos muchos casos que llegan a ser la antesala de una relación violenta, en donde una persona ejerce sobre la otra, un claro dominio y control.

Descubrir comportamientos posesivos y controladores en las redes sociales es más común de lo que se piensa. Por ejemplo, solicitar las claves de acceso a las redes sociales, pedir la contraseña del correo electrónico, pedir la clave para desbloquear el celular, revisar los mensajes de texto y llamadas del celular, limitar el tiempo que invierte tu enamorado/a en su teléfono, entre otros; son las señales más comunes de control y desconfianza.

Lo cierto es que se está violando la privacidad de la otra persona, al no respetar que se relacione e interactúe libremente con sus amigos, familiares, etc.

Revisar los mensajes de texto y llamadas del celular son señales de control y desconfianza. | Fuente: www.shutterstock.com

“Todo lo tuyo es mío, y todo lo mío es tuyo”

Estas frases suelen confundir a las personas. Lo único que esos pensamientos demuestran es desconfianza y temor por perder a la otra persona. Estar con alguien no debe limitar el seguir creciendo como personas, el tener una identidad propia, el seguir cultivando esas pasiones que tanto nos gustan y el conservar una buena relación con nuestras amistades. Al fin de cuentas, son estos aspectos los que nos llenan de felicidad, los que nos hacen sentirnos plenos.

Hay muchas personas que piensan que las “verdaderas” parejas deben hacerlo todo juntos y que la felicidad está en compartir un único espacio, en no separarse. Para todas esas personas recuerden lo siguiente: El momento en que dejamos de hacer aquello que nos identifica, que forma parte de nuestro espacio personal, dejamos de ser nosotros mismos. Por ello, es importante respetar el espacio y la privacidad de nuestra pareja.

Confiar en el otro es la prueba más hermosa de amor. Si somos felices como personas, seremos felices como pareja; pero si estamos frustrados porque no hacemos lo que nos gusta, entonces solo aportaremos infelicidad a nuestra relación.

Estas y otras informaciones las compartimos en el marco de la campaña “La violencia se pinta de amor. ¡Date cuenta!”, por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) y Radio Corazón. Para más información visita www.laviolenciasepintadeamor.com